logo


SinDominio nace con vocación informativa, algo tan sencillo y al mismo tiempo tan complicado como eso. Durante años he sido testigo de la decadencia del periodismo TIC especializado por los más diversos motivos, aunque todos ellos se pueden resumir en uno sólo: la falta de profesionalidad.

No me refiero únicamente al hecho de que los medios reclutaran sistemáticamente becarios sin conocimiento alguno de informática para escribir sobre sistemas y soluciones empresariales, cuando siglas como ERP, CRM o conceptos como mainframe les sonaban a chino. Ni siquiera me refiero a que esas mismas redacciones estuvieran en muchos casos infradimensionadas y el periodista que viajaba a EEUU durante una semana para cubrir un evento se viera obligado a adelantar su sección (o trabajar sobre la marcha) para cumplir con las exigencias de la dirección. Algo, por otro lado, que nuestros vecinos europeos tenían mucho mejor planificado, con el apoyo de freelance que aliviaran esa carga de trabajo.

A lo que fundamentalmente me refiero por falta de profesionalidad es a la pleitesía que se ha rendido a los grandes fabricantes -y no tan grandes- debido a la presión de la publicidad. Durante mis más de diez años escribiendo sobre las TIC, he visto cómo noticias dignas de portada eran retiradas porque podían hacer mella en el anunciante o, a la inversa, elevar a primera plana a noticias irrelevantes para mayor gloria de una compañía.

Contra eso es precisamente contra lo que quiere luchar SinDominio, que jamás luchará en términos de actualidad contra otros medios, pero sí en capacidad de análisis, opinión y, sobre todo, información. En este sentido, otro error que se ha extendido como una auténtica plaga en el sector es el escribir para los fabricantes cuando, en realidad, el objetivo era dirigirse a los usuarios, a quienes, como rezaban los argumentarios de publicidad de los medios, tienen poder de compra y gestionan las TIC del país.

Con ese ambicioso propósito nace este nuevo espacio, con esta humilde declaración de intenciones que podría resumirse en un “al César lo que es del César”, pues tanto el lado positivo como el negativo de cada información tendrán cabida en SinDominio.

Bienvenidos.

David Bollero