El lado oscuro de las TIC del SERMAS

En muchas ocasiones, como ciudadanos, nuestro trato con la Administración es decepcionante y nos quedamos con esa sensación agridulce de que los sistemas que únicamente están de veras modernizados son aquellos que sirven para cobrarnos los impuestos… y eso que no tenemos ni idea, como descubrimos hace unos días en PuertoIT, del increíble despilfarro en TIC que se ha venido cometiendo en los últimos años.

El nombramiento de Domingo Javier Molina como CIO de la AGE (Administración General del Estado) viene precisamente a resolver esta problemática, si bien es cierto que muchos esperaban más tras acercarnos ya al primer año de vida de la nueva Dirección TIC.

Sea como fuere, hay otras áreas además de las tributarias o de la Seguridad Social en las que se han desarrollado muchas iniciativas TIC. Sin embargo, escuchar hablar a Francisco Ramón García Lombardía, director de Innovación, Procesos y Proyectos Estratégicos de la Dirección General de Sistemas de Información Sanitaria del SERMAS (Servicio Madrileño de Salud) termina por acrecentar el pesimismo.

SinDominio_SERMASAl referirse al SERMAS, García Lombardía habla de un auténtico “SIMO con un nivel de complejidad bastante grande”, como se puede apreciar en el gráfico adjunto (pinchar en la imagen para ampliar). A fin de cuentas, los sistemas del SERMAS han de prestar servicio, no sólo a los hospitales públicos, sino también a los concertados, a los privados e, incluso a clínicas, residencias de mayores y cárceles que se conectan a sus servicios. El responsable técnico admite que “ahí es donde tenemos un grave problema con la seguridad, porque nosotros tratamos muchos datos y de gran sensibilidad y nuestra ‘Gestapo’ de la seguridad, que evidentemente hace su trabajo, siempre nos coarta muchas iniciativas sin darnos alternativa alguna”.

Además, a pesar de los intentos de centralizar algunas compras, “raro es el día que no apareces por un hospital y dices ‘¡coño, ¿y esta solución? ¡Pero si esto está centralizado! Ya, bueno, pero…”, se resigna el responsable, que en 2009 fue condecorado con la Cruz de Honor de la Sanidad Madrileña, en la categoría de Plata, siendo la primera vez que alguien que no es médico era señalado con tal distinción.

Desactualización

SinDominio_SERMAS_Lombardia_2Pero la seguridad no es el único problema con el que ha de enfrentarse García Lombardía. Algo que puede parecer tan sencillo como una actualización de sistema operativo puede acarrear muchas complicaciones. El responsable explica que “tenemos unos 50.000 PC, de los cuales alrededor de un 40% no va a soportar la migración a Windows 8.1”, lo que cuanto menos dibuja un panorama complicado.

¿Por qué? Porque, como explica el director de Innovación, “no hablamos sólo de los puestos de trabajo, hablamos de que los analizadores, los sistemas de radioterapia, todo eso va controlado por ordenadores y esos equipos ni siquiera están preparados para soportar los drivers de Windows 8.1”. En pocas palabras, “tenemos un problema que no sólo viene derivado del parque, sino también de la complejidad del puesto”.

Externalización masiva

Otro de los hándicaps a los que se enfrenta el SERMAS es su extraordinaria pléyade de suministradores. “Tenemos 50 proveedores de servicios y productos de TI”, comenta García Lombardía, “porque ahora con la política de que hay que sacar prácticamente todo a subasta, algunos proveedores se han hecho hueco y esto ha aumentado lo que se movía antes en el circuito de proveedores más tradicionales”.

“No tengo un solo funcionario de la Administración a mi cargo. Todo el personal está externalizado”, García Lombardía.

El nivel de externalización es tan masivo que absolutamente todo el personal que tiene a su cargo el director de Innovación, Procesos y Proyectos Estratégicos de la Dirección General de Sistemas de Información Sanitaria del SERMAS es externo. “No tengo un solo funcionario de la Administración a mi cargo”, explica García Lombardía, por lo que “el día que yo me vaya, que me cesen o me envíen a un hospital al retiro espiritual, el conocimiento va a ser difícil de traspasar si no tenemos a quién”… y añade resignado, “pero no os voy a contar la política de personal que hay en la Administración, que dificulta cualquier tipo de movilidad tanto funcional como geográfica”.

Otro hecho que ilustra a la perfección esta situación es que “en los grandes hospitales que se abrieron en 2008, quitando el jefe de informática, que sí es plantilla, todo lo demás está externalizado y controlado desde centrales; todo se hace en remoto y todo está sujeto a contratos”, apunta el responsable.

Año de elecciones, boom de proyectos

A estos palos en las ruedas se añade una nueva dificultad: el periodo electoral con las autonómicas y municipales a la vuelta de la esquina de 2015. Así, el responsable del SERMAS indica que frente a los 115 proyectos corporativos que se hicieron en 2012, “ahora tenemos abiertos 179”. ¿Por qué? “Pues porque el año que viene son elecciones, evidentemente”.

Unos proyectos, además, para los que “no hay dinero, pero hay que hacerlos”. Y aquí llega otro obstáculo que impide un correcto desarrollo de la e-Administración: “estos proyectos, curiosamente, son de los que no prevé nadie porque nos llegan por un Decreto Ley que dice que “hay que hacer esto”, no lo tenías contemplado en tu Plan de Sistemas y, además, no te dan más presupuesto”. La consecuencia directa de estas malas prácticas es que “los proyectos más estratégicos muchas veces se van demorando y se van alargando en el tiempo por falta de recursos”.

Para muestra un botón: La Historia Clínica Única, en realidad, no existe y García Lombardía está convencido de que “yo no la veré unificada, espero jubilarme si no suben la edad de jubilación” y no se habrá conseguido. El motivo por lo que esto sucede es que “no tenemos ni la capacidad financiera ni el tiempo para montarla”.

“En 2012 hubo 115 proyectos corporativos,  “ahora tenemos abiertos 179. ¿Por qué? Pues porque el año que viene son elecciones, evidentemente”, García Lombardía.

En su lugar se inventó HORUS, que vienen a ser una serie de índices que indican dónde se encuentra la información requerida. De esta manera, si un paciente acude a dos centros distintos y está en urgencias de un hospital que no es el de referencia en el que habitualmente le tratan, el médico que podrá saber que en esos cuatro centros hay un trozo de la historia clínica del paciente. “La sensación que hay es de unicidad del proceso”, señala el responsable, “tengo todas las patologías vistas, pero en varios sistemas y no duplico la información, sino que simplemente, la referencio”.

La situación que se ha vivido en el desarrollo de la Historia Clínica Compartida no es un caso aislado. La falta de recursos, en este caso de personal, puede dar al traste con los desarrollos realizados desde Innovación. Es el caso del servicio Cita Sanitaria a través de una aplicación móvil, puesto en marcha por el SERMAS en su nueva estrategia 2013-2014 por darle un mayor protagonismo al ciudadano. García Lombardía lamenta que “no se haya publicitado la aplicación móvil de la cita” y encuentra en el soporte la causa de ello. “No se ha publicitado porque a ver quién da soporte. La gente llama, si ponemos soporte te va a llamar y no es lo mismo tener 50.000 que 6 millones”.

SinDominio_Hospital_Madrid_2Nuevos proyectos

A pesar de todo, la maquinaria que dirige García Lombardía no para y, por ejemplo, ya están trabajando en un nuevo Plan de Sistemas “para poner un poco de coherencia a todo esto, porque tenemos muchos frentes abiertos y somos pocos, no voy a decir cobardes, pero ya sabemos cómo terminaron los de 300, todos muertos”. El objetivo principal es “reorganizar un poco, que alguien venga de fuera, que nos dé una visión, que nos ayude a repensarnos un poco”, debido fundamentalmente al nivel tan grande de externalización que padece el SERMAS.

Paralelamente, a finales de este mismo año o a principios del año que viene podría arrancar la Carpeta Virtual de Salud. Se trata de que permitir que el paciente puedan acceder a su propia historia clínica o un resumen de ella, pudiéndola bajar al al dispositivo que considere conveniente. “En un futuro”, avanza el técnico, “intentaremos que genere un código QR para que tenga lectura en el dispositivo móvil y pueda acceder a las alergias, medicación, incluso descargarse una placa… lo que también va a facilitar los traslados vacacionales”.

Por otro lado, el almacenamiento de alta disponibilidad es otro de los desafíos a los que el SERMAS ha de hacer frente. Actualmente dispone de 883 TB de este almacenamiento “y es lo que más corto se nos va quedando porque la demanda es geométrica”. Para muestra, un botón: En la actualidad, todos los médicos utilizan radiología digital y una mamografía son 200 MB, que viajan, además, por la red. Este tráfico de red generado alcanza tales dimensiones que de la capacidad del ICM (Informática de la Comunidad de Madrid), “que es quien nos proporciona las comunicaciones, Sanidad tiene más de la mitad de toda la Comunidad de Madrid”.

En esta línea y como proyecto en ciernes, aparece el microscopio virtual, que no es más que, como explica García Lombardía, “en lugar de acceder con un microscopio que vale un dineral, que los médicos accedan como hacen con la placa, a la imagen de una muestra que está escaneada, pero para que esa muestra soporte 40 o 50 aumentos ocupa 4 GB”.

En este sentido, el experto asegura que “tenemos ahí un reto importante y, de hecho, muchos proyectos están a la espera de afinar esa infraestructura porque aquí, en cuanto te descuidas un poquito, te has ‘cepillado’ una granja de servidores y te has quedado sin almacenamiento”.

var dd_offset_from_content = 40;var dd_top_offset_from_content = 0;var dd_override_start_anchor_id = «»;var dd_override_top_offset = «»;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *