HP se adapta a los tiempos: llegan los servidores low-cost

Si la nube te resta ventas de hardware, vende más hardware, pero low-cost y con paquetes de servicio. Una receta que no es nueva pero que gusta a muchos paladares en la industria. Un año después de que se aliara con el fabricante taiwanés Foxconn, controvertidamente popular por las precarias condiciones y tasas de suicidio entre sus empleados (que fabrican el iPhone de Apple), HP acaba de anunciar una nueva gama de servidores. La compañía que lidera Meg Whitman ha aprovechado el Open Compute Project Summit de San José (California) para hacer la puesta de largo de Cloudline.

Se trata de servidores muy enfocados a los proveedores de servicios cloud o a aquellas empresas, como las entidades financieras, que no se fían todavía de sacar sus CPD fuera y prefieren mantener el control. HP se sube al carro de los sistemas x86 hiperescalables y, en un ejercicio de inteligencia, lo hace sacando la producción fuera. El objetivo de la multinacional es arropar a estos nuevos servidores de servicios, que seguramente muchos proveedores cloud precisarán. Antes incluso que los propios equipos-las gamas baja y media lo estarán a partir del próximo 30 de marzo y la alta tardará un poco más-, HP ya tiene a disposición de sus clientes el Datacentre Care for Service Providers, con el que garantiza un soporte y una gestión personalizados.

SinDominio HP CloudlineEn esencia, Cloudline se compone de servidores basados en estándares y en sistemas rack, cada uno de los cuales cuenta con su propio consumo y refrigeración. La idea es escalar en número de racks tanto como sea necesario, con el respaldo en la parte de gestión de soluciones como Intelligence Plataform Interface (IPMI).

Cloudline, optimizada HP Helion OpenStack, tendrá hasta cinco gamas diferentes, arrancando por la alta con los CL7300 y los CL7100 (especialmente recomendados para aplicaciones que requiere mucha memoria y almacenamiento), que tardará un poco más en llegar al mercado; siguiendo con los CL220 y CL 2100 (para aplicaciones big data) y acabando con el CL1100 como gama baja.

El anuncio, todo hay que decirlo, no será el único que veamos en esta línea. Es una nueva tendencia que promete mucho negocio: llegan los servidores x86 hiperescalables de marca blanca, con compañías metidas ya en el ajo como Quanta, Inventec, Wistron o Super Micro con sus propios servidores.

var dd_offset_from_content = 40;var dd_top_offset_from_content = 0;var dd_override_start_anchor_id = «»;var dd_override_top_offset = «»;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *