IBM: Los elefantes pueden bailar… y desplomarse

Lou Gerstner, el gran salvador de IBM en la crisis de los 90, debe de estar revolviéndose en la hamaca de su jubilación. Según ha filtrado el reportero de Silicon Valley, Robert X Cringely, –todavía está pendiente de confirmación de IBM-, la semana que viene el 26% de la plantilla de IBM podría ser despedida. Hablamos de más de 110.000 empleados (111.800 para ser exactos) que para en febrero ya no estarían en sus puestos. La noticia ha caído como una jarro de agua fría, con el agravante de que, como si se tratara del último mainframe o de la última solución de software patentada, desde la alta dirección habrían bautizado a los despidos masivos con el nombre de Project Chrome.

Se trata del mayor despido en la historia de la industria TIC, que mayoritariamente afectará a la sede estadounidense, más que al resto de las filiales. No se recordaba un despido tan masivo en el Gigante Azul desde la década de los 90, cuando en 1993 salieron por la puerta unos 60.000 trabajadores, si bien el año pasado su reorganización orgánica dejó en la calle a 15.000.

Los motivos alegados por la compañía, al parecer, serían problemas con la velocidad de transformación del negocio. ¿Pisará el acelerador con un 26% menos de plantilla? Otros analistas hablan de problemas con la fuga de profesionales cualificados, un pipeline de clientes seco, sobre todo en el área de servicios, y los efectos perniciosos de la nube en la cuenta de resultados de IBM. Quizás por eso, no detallan las cifras. Y quizás por eso se hizo con una empresa como Softlayer, porque se estaba quedando atrás en el cloud frente a Microsoft, Google y Amazon.

El hadware ya sólo representa un 10% de las ventas de IBM y surgen preguntas con estos despidos: ¿qué futuro le depara al nuevo mainframe Z13? Con el 26% de la plantilla fuera, presumiblemente muchos en hardware, ¿de veras se van a estimular las ventas por este lado?

Hace unos días, alguna publicación española hablaba de una de las mayores reestructuraciones de IBM, pero nada comentaba de los despidos, no al menos de esta magnitud. Se refería más bien a crear nuevas divisiones como cloud, Watson o investigación, entre otras, desmantelando la estructura de hardware, software y servicios que cada vez tiene menos sentido.

Para contar cómo había transformado al Gigante Azul, Gerstner publicó el libro titulado ‘Who Says Elephants Can’t Dance?’ (‘¿Quién dice que los elefantes no pueden bailar?’). Pues sí que podían, pero también desplomarse. Veremos cómo se levanta el paquidermo.

 

ACTUALIZACIÓN (26/01/2015 19:00 horas)

En la era de la información, desinformación

IBM se ha limitado a emitir un comunicado en el que desmiente la información publicada por Cringely. Al nivel de detalle del periodista, el Gigante Azul contesta con evasivas y datos poco concretos, como hablar únicamente de varios “miles de despidos”. El mejor argumento de IBM es que la compañía “no comenta rumores, ni siquiera los ridículos o sin fundamentos”. Habrá que seguir de cerca a IBM en los próximos meses, por si al anuncio de esos miles de despidos le siguen un incesante goteo que camufle una cifra más cercana a la dada por Cringely.

var dd_offset_from_content = 40;var dd_top_offset_from_content = 0;var dd_override_start_anchor_id = «»;var dd_override_top_offset = «»;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *