IPv6, un impulsor clave para el Internet of Everything

SinDominio_Cisco_Marcos Jimena

Marcos Jimena.

Durante la historia de Internet podemos distinguir cuatro fases: la primera -Conectividad- incluye las primeras conexiones on line, muy limitadas en velocidad, contenido y movilidad; la segunda -la Economía Conectada- dio como resultado el e-Commerce, transformando la manera de hacer negocios; la tercera y actual es la de las Experiencias Inmersivas, dominada por las redes sociales, la colaboración, la comunicación mediante vídeo y la movilidad.

A su vez, estamos entrando en las fases previas del Internet of Everything (IoE), que se caracteriza por la conexión a la Red de personas, procesos, datos y objetos. Esta fase, con un mayor impacto que las anteriores, aprovecha la información procedente de las conexiones generando enormes oportunidades de progreso para las empresas, los países y la sociedad.

Según el último Informe Cisco VNI, en 2018 habrá 3.900 millones de internautas y 20.600 millones de dispositivos conectados (2,7 dispositivos/conexiones per cápita), desde los 12.400 millones contabilizados en 2013 (1,7 conexiones per cápita). Y la previsión de Cisco es llegar a 50.000 millones de dispositivos en 2020.

Estos dispositivos incluyen los equipos utilizados por los internautas (PCs, portátiles, tablets, smart phones…) pero también máquinas (sistemas GPS, cámaras de vídeo, medidores inteligentes…) objetos cotidianos (televisores, frigoríficos, coches…), e incluso campos de cultivo, animales y personas (en un futuro las personas nos convertiremos en nodos de Internet). De hecho, en 2018 habrá 7.300 millones de conexiones M2M (máquina-a-máquina) en todo el mundo, casi una conexión M2M por habitante del planeta.

Migración al protocolo

No obstante, uno de los principales retos técnicos para que el IoE se convierta en realidad es que cada dispositivo conectado debe tener una dirección IP única, y dado que el actual protocolo IPv4 se ha quedado ya sin direcciones disponibles la respuesta es la migración paulatina al protocolo IPv6, que soporta direcciones prácticamente ilimitadas.

Y aunque los proveedores de contenido como Google, Yahoo! o Facebook están proporcionando servicios IPv6 nativos yvirtualmente todos los sistema operativos -Windows, Mac OS, Android…- soportan tanto IPv6 como IPv4, lo cierto es que la migración es lenta, y con grandes diferencias por zonas geográficas.

En Europa, por ejemplo, Bélgica, Noruega, Alemania y Francia se aproximan al 30% de la migración, y España, Reino Unido o Italia no llegan al 20% (pueden verse los datos por países en esta herramienta de Cisco), mientras el mayor número de usuarios de IPv6 sigue concentrándose en Estados Unidos.

Por tanto, la recomendación es acelerar la migración a IPv6 manteniendo a su vez la compatibilidad con IPv4 (modelo dual-stack), siendo la misma infraestructura la que elegirá entre uno u otro protocolo de forma dinámica en función del terminal y de las aplicaciones.

No obstante, en algunos casos -fundamentalmente en la ‘última milla’- será necesario superponer IPv6 sobre IPv4 e IPv4 sobre IPv6, para lo que hay dos protocolos que resultan especialmente útiles: IPv6 rapid deployment (6rd) y Mapping of address and port (MAP).

SinDominio IoT  Internet of Everything

Palanca para la innovación

También existen soluciones transitorias como NAT, pero lo importante es que no se trata únicamente de asignar direcciones. IPv6 es una palanca para la innovación de las empresas, que permite desarrollar nuevas aplicaciones y servicios con mayor fiabilidad y seguridad, así como una experiencia de usuario mejorada frente a IPv4.

Dos años después del lanzamiento mundial de IPv6 ya hay más de 2.000 millones de dispositivos compatibles con el protocolo IPv6 a escala global, y en 2018 esperamos que sean 10.000 millones (la mitad de todos los conectados). En España, la previsión para 2018 es de 146 millones compatibles para 2018 (desde los 37 millones en 2013, incremento interanual del 32%).

Aunque quizá la adopción de IPv6 debería haber sido más rápida nos encontramos en un momento crucial para acelerarla, siendo necesario el compromiso de las operadoras, los fabricantes de dispositivos, los desarrolladores de software y las Administraciones.

El Internet of Everything ya se está aplicando con éxito a las smart cities y a procesos como la Telemedicina o la monitorización de cultivos, y tiene el potencial de mejorar aún más nuestras vidas, pero para ello es fundamental acelerar la adopción de IPv6.

Marcos Jimena, consultor para Enterprise Networks en Cisco España

var dd_offset_from_content = 40;var dd_top_offset_from_content = 0;var dd_override_start_anchor_id = «»;var dd_override_top_offset = «»;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *