Microsoft: déjà vu de la democratización Big Data

Esta semana Microsoft ha presentado en España su nueva estrategia Big Data. Los encargados han sido el ex IDC Rafael Achaerandio, ahora director de Estrategia y Desarrollo de Negocio; y Jesús Pintado, director de plataformas de datos y Azure en Microsoft Ibérica. No puede decirse que el mensaje fuerza del Gigante de Redmond sea especialmente original, aunque sí efectivo: la democratización de Big Data.

Recuerda al mismo mensaje que vivimos hace casi una década cuando los fabricantes de Business Intelligence (BI) comenzaron a esgrimir idéntico discurso. Como entonces, Microsoft pretende que todo el mundo pueda hacer frente al alud de información que llega con el Big Data.

En EEUU el anuncio se realizó hace una semana, teniendo como maestro de ceremonias en San Francisco al CEO, Satya Nadella, que jugó con otra de las buzzwords que tanto gustan a los muchachos de las TIC: el Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), del que empresas como Cisco ya dicen que para 2020 habrá 50.000 millones de ‘clientes’ (entendiendo por éstos a los dispositivos). ¿Está Internet preparado para ello? ¿Y las empresas para hacer frente a esa ingente cantidad de información?

SinDominio_RP_BigData_2Para facilitar la adaptación a ese escenario, Microsoft lanza tres nuevas soluciones. No hay que olvidar que la compañía de Redmond disfruta de una posición privilegiada para moverse en Big Data. A fin de cuentas, se ha hecho fuerte en el back-end con SQL, Azure y Hadoop, al tiempo que con su paquete ofimático –en tierra o en la nube- se mueve en el front-end.

En ese sentido –y en esta ocasión- no se le puede criticar que no sea coherente en su estrategia. Ya en 2011 conectó su SQL Server con Hadoop y, poco después (en 2012) dotó de conectividad a SQL Server con la versión de Hadoop en Azure, incrementando el almacenamiento y la capacidad de procesamiento de Azure. ¿Qué ha hecho ahora?

“Presentamos una plataforma de datos que puede ser utilizada por todos porque otras propuestas que hay en el mercado son muy elitistas”, Rafael Achaerandio

Mejorar su SQL Server con una versión 2014 dotada de prestaciones in-memory, lo que incrementa significativamente la velocidad; simplifica las consultas SQL con su Analytics Plataform Service (APS) que, básicamente, es una evolución de Parallel Data Warehouse, un bundle de SQL Server y Hadoop en el mismo cluster junto a Polybase (un motor de consultas compartido). En cierto modo, recuerda a lo que hacen EMC y VMware con su spin-off Pivotal.

Finalmente, lanza Azure Intelligent Sytems Service (ISS) para obtener datos de los sensores en la nube. ISS juega en la liga del Internet de las Cosas, entendido como una manera de transformar, capturar, gestionar y conectar de un modo seguro todos los datos generados, independientemente del sistema operativo de la plataforma.

En medio de esta ecuación, llega el front-end. Nadella ha pensado, ¿por qué no utilizar la base instalada de Office como el interfaz ideal para el análisis de Big Data? Hace cuatro años, ComScore hablaba de una base instalada de 1.000 millones de usuarios sumando hogar, empresa y entornos educativos. Matar dos pájaros de un tiro, que se suele decir. No en vano, históricamente el Excel ha sido uno de los grandes competidores de las soluciones de Business Intelligence (BI). Así llegan Power BI para Office 365 y Excel para que la información corra a lo largo de toda la organización.

Más madera en desarrollo

Menos conocidos, sobre todo por esto lares, son los anuncios que Microsoft realizó la semana anterior durante la TechFair del Silicon Valley, cuando realizó la puesta de largo de alguna de sus últimos desarrollos Big Data.

Es el caso de Naiad on Azure, un proyecto analítico para nubes interactivas basado, cómo no, en .Net. La idea esencial es que los analistas puedan desarrollar las aplicaciones en local antes de desplegarlas en la nube, algo, por otro lado, que parece bastante lógico.

El Gigante de Redmond lleva mucho tiempo trabajando en el proyecto y ya en 2012 se supo que su nombre en clave sería Naiad, culminando un largo proceso en el que se pueden encontrar antecedentes como Dryad, otro proyecto enfocado en el desarrollo de maneras de escribir programas distribuidos y paralelos que pudieran escalar desde pequeños clusters a grandes datacenters.

Otro de los anuncios realizados en la TechFair fue WaveFour, la plataforma de análisis social-media para el mundo de los negocios. Dicho de otro modo, Microsoft se sube al carro de esa nueva tendencia bautizada como Customer eXperience (CX) y, con este desarrollo, aspira a dotar a las empresas de una herramienta que le permita saber en tiempo real qué dicen los clientes de sus productos o de la compañía misma en las redes sociales.

Tempe es otro de los proyectos de investigación de Microsoft. Con ello espera facilitar la digestión de grandes volúmenes de datos. ¿Cómo? Combinando tres tecnologías, que van desde Trill (un motor relacional de alta velocidad cien veces más rápido que StreamInsight), WINQ (una capa que emula a LINQ) y Stat (un entorno de desarrollo integrado #C interactivo para visualizar las respuestas progresivas que provee WINQ). El objetivo final de Tempe es conseguir que el usuario pruebe y descarte las consultas rápidamente, acelerando la exploración de todos los datos.

var dd_offset_from_content = 40;var dd_top_offset_from_content = 0;var dd_override_start_anchor_id = «»;var dd_override_top_offset = «»;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *